Posteado por: antropikos | noviembre 22, 2018

Etnografía rapida y en bicicleta

Las ruinas a veces engañan, aunque son fragmentos de calamidades, la dejadez, el tiempo y sus meteoros, la maldad, la violencia o los eventos extremos. En el agua noté estos despojos estructurales que son el producto de incendios, de las marejadas, de los huracanes y de la dejadez.

Pero el asentamiento costero que le da el frente y tiene que mirarlos día a día, estaba viva. Las calles estaban aromatizadas con el hervor y asado de perniles, pavos y arroces con gandules. Se escuchaba el levantamiento de las ollas para cotejar el cocido y el efluvio de los guisos se apoderaba de la calle. La gente en la calle usaba sus mejores galas para estar en la calle.

Los negocios (ahora llamados chinchorros) estaban cerrados, pero había bullicio y en un punto estratégico, cercano a la rampa, bajo la sombra de almendros y toldos y cobertores, varios hombres (tal vez unos doce… ¿o imagino el número?), algunos emperifollados y con sus cadenas jugaban al dominó y bebían Medallas, porque en esta parte del mundo eso es lo que se bebe. Un amplificador despedía aguinaldos “a to’ jender”.

En una casa un hombre se debatía si arreglar el tráiler de su lancha o seguir leyendo el periódico. En otra, en los bajos y en una sombra pesada un hombre tejía y remendaba un trasmallo. Al doblar la esquina me percaté que salía de su casa un hombre–con el torso desnudo—que le decía a otro que iba a salir a pescar, “por ahí cerca y sino me voy pa’fuera”. Su lancha estaba preparada con un malacate para la pesca de pargos de aguas profundas, los chillos y los cartuchos.

Las casas de El Seco, en Mayagüez, entonaban sus ritmos navideños al son de las ollas y las puertas de los hornos. En el colindante residencial Jardines de Concordia, desde un segundo piso, de cara a la calle, alguien tocaba en un volumen alto “Estamos bien” de Bad Bunny, mientras que en el edificio contiguo otras personas hacían lo mismo con el clásico de “Navidad que vuelve”. La panadería recibía clientes, tal vez de quienes ordenaron el asado del pavo.

No puede uno dejarse llevar por las ruinas, detrás de ellas (o de frente) hay vida y posibilidades.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: